Emoción y Relaciones Humanas

9788494255939

 

El día 3 de noviembre de 2016 en la sede de la Sociedad Psicoanalítica Española (SEP) en Barcelona, se realizó la presentación del Libro Emoción  y Relaciones  humanas, a cargo de los coautores del libro: Joan Coderch y Alejandra Plaza, que tuvo la gentileza de regalarnos con su presencia, viajando desde Méjico. Además estuvieron acompañados por Nadalina Barat y Neri Daurella.

En dicha presentación empezó tomando la palabra Nadalina Barat, que resaltó la capacidad de trabajo de Joan Coderch como clínico, teórico e investigador, así como su papel de divulgador del conocimiento sobre la comprensión del ser humano, convirtiéndose en uno de los principales propulsores del psicoanálisis relacional.

Posteriormente, se centró en el capitulo IV “La matriz relacional y socio-cultural, es el factor clave en el desarrollo de la personalidad”, resaltando la importancia que tenía, y que resumió de la siguiente manera:

Se inicia tratando desde el psiquismo fetal, lo que sucede durante el embarazo, se adentra en el mundo de las emociones en el seno de la matriz relacional y socio/cultural, muestra una nueva manera de pensar en la forma de relación a través de la regulación mutua de los afectos, habla sobre la mentalización, se extiende en los tres primeros años del niño, el estrés y sus afectos y, finalmente, haciendo reflexiones muy interesantes sobre el narcisismo.”

Nadalina señala que uno de los propósitos de los autores es dar a conocer el papel de las emociones en las relaciones humanas, y considera que su abertura a otras disciplinas como la biología o la neurofisiología, les capacita para afirmar que todo razonamiento tiene lugar y va dirigido por una emoción. Considera sugerente su forma de abordar “la regulación mutua de los afectos”, uno de los descubrimientos del psicoanálisis relacional. Recuerda a varios autores citados en el libro, pero remarca la importancia de B. Beebe y F. Lachmann que han centrado sus esfuerzos en la díada madre-bebé y paciente-analista, contribuyendo con ello a lo que denominan “giro relacional en psicoanálisis”. Así pues señala la importancia de las emociones para comprender lo que sucede en el seno de la matriz relacional y socio-cultural, y su influencia en el desarrollo de la personalidad del niño.

Además considera que otro de los objetivos del presente libro es que: “no es solo la importancia que la teoría de la díada interactiva tiene para el psicoanálisis, sino también la importancia que tiene para la vida de las personas, en lo que se refiere a las relaciones íntimas: pareja amorosa, relaciones madre-bebé, relación padres-hijos y entre personas que han de colaborar estrechamente, etc.”

Posteriormente habló una de las coautoras del libro Alejandra Plaza, que nos explicó cuales eran los dos motivos que le llevaron a escribir este libro junto a Joan.

El primer motivo es la importancia de la comprensión de la mente y las relaciones humanas para los profesionales. Se centró en aquellos pacientes que perciben que sus respuestas ante las situaciones y dificultades de la vida, y en las relaciones con los otros, son desajustadas y les causan sufrimiento. Todo ello a causa de que traumas acumulativos han causado unos patrones de respuesta procidementalmente organizados, y sustentados por redes neuronales, que inevitablemente provocan un tipo de respuesta ante las situaciones de la vida. Lo cual la lleva a poder afirmar:

Toda patología psíquica, salvo causas orgánicas, es patología relacional, que es lo mismo que decir patología emocional”

De ahí que el cambio que demandan los pacientes es siempre es a través de la relación con el terapeuta, y la intersubjetividad que se va a ir construyendo a través de la relación. Da también importancia al axioma :

“Cuando un analista cura a un paciente se cura a sí mismo”

 Este cambio, en nosotros, requerirá de humildad, quitarse como dice Alejandro Ávila la prótesis narcisista, para poder ver y aceptar cuales son nuestros patrones relacionales que de manera implícita están grabados en el inconsciente y que nos llevan a sufrir.

El otro objetivo de escribir este libro para Alejandra, es como una forma de reflexión sobre nuestro trabajo como terapeutas, como una construcción de nuestro self en la relación con los demás, pero siempre dentro de un contexto.

Posteriormente, toma la palabra Neri Daurella, haciendo un recorrido de cada uno de los ocho capítulos del libro, desde situar el marco de las ciencias de la complejidad; la comprensión de los fenómenos relacionados con la memoria para revisar el concepto de inconsciente; el recorrido de las investigaciones para la comprensión de las emociones en los seres humanos, la importancia de la matriz relacional socio-cultural en el desarrollo de la personalidad; el estudio más actual de la pareja y la familia; como el proceso analítico cambia la lectura del paciente sobre su pasado; el debate entre libertad y determinismo en la vida de los seres humanos; finalizando con el compromiso social del psicoanálisis relacional en la sociedad postmoderna. Neri resalta toda la gama de registros que se tocan en el libro, además que considera que ha estado redactado en un lenguaje muy llano en algunas partes y en otras más técnico, pero sobretodo resalta el estimulo tanto emocional como intelectual.

La última intervención fue la de Joan Coderch que en primer lugar expuso las razones que le han llevado a escribir este libro, junto a Alejandra:

  1. dar a conocer el papel de las emociones en las relaciones humanas;
  2. abrir el psicoanálisis a la realidad externa en la que viven los pacientes; c) ampliar el conocimiento del psicoanálisis en cuanto a esta realidad, y
  3.  extender la función del analista hasta la comprensión de la mente del paciente en los contextos de su vida.

Joan pone el acento en la ambigüedad del termino transferencia. Esta ambigüedad tiene mucho que ver, todavía, con que muchos analistas, incluso dentro del psicoanálisis relacional, centren exclusivamente la atención en el “aquí y ahora” para comprender y modificar la patología psíquica del paciente, dado que no se ha asimilado, de manera suficiente que:

“la transferencia no es un fenómeno que pertenece únicamente al proceso psicoanalítico, sino que es un fenómeno universal, es la manera como los hombres y las mujeres organizan todas y cada una de las actividades de su vida, en lo que corresponde al nivel procedimental, mediante los patrones organizativos que expresan el inconsciente no reprimido e implícito, cuya modificación es, precisamente, la tarea con la que se enfrenta el analista”

Joan señala que muchos términos en psicoanálisis llevan a grandes confusiones debido a que, junto a nuevos significados, arrastran otros significados antiguos que para muchos analistas siguen vigentes , a pesar de que han quedado obsoletos.

Posteriormente dieron paso al debate, el cual fue abierto y ameno. Quedó en evidencia que es un libro hecho desde el diálogo entre dos personas de dos generaciones diferente, con dos contextos también diferentes, obteniendo un libro fácil de leer, al alcance no sólo de profesionales de la salud, sino a todo el mundo interesado en el funcionamiento de la mente humana. Este interés se observó en la presencia de diversos profesionales, no sólo del mundo del psicoanálisis, sino de la abogacía, odontología, medicina y antropología, que con sus intervenciones enriquecieron el debate.

 

Angels Codosero Medrano

Psicóloga clínica (nº 6262)- Psicoterapeuta psicoanalítica

angeles@centrediagonal.com

Deja un comentario